[inicio] [enlaces interesantes] [valor añadido] [descargas] [contacte con nosotros]

valorañadido

Hay algo para lo que grupo DeArte tiene una capacidad ilimitada y, esto es para dotar de valor añadido a sus productos. Hasta hace apenas una década los bienes de consumo, electrodomésticos, grifería, elementos de mando eléctricos, y demás enseres habituales en cualquier hogar u oficina tenían una misión funcional. 

Pero en esta última década no solamente se busca que cumplan la misión para la que se han diseñado y fabricado, se desea que además tengan capacidad decorativa, ya no se esconden los electrodomésticos, hoy en día se muestran, van metalizados, pintados y de cualquier manera que resulte agradable a los gustos decorativos.

En los productos y servicios de valor añadido, el producto básico se enriquece mediante diferentes procesos con la finalidad de suministrar productos y servicios novedosos, útiles y valiosos a los usuarios.

El suministro de productos y servicios con valor añadido requiere de una mayor elaboración. Es así que los datos se organizan para suministrar información; que ésta se analiza para brindar un conocimiento artístico; que el conocimiento artístico se evalúa para suministrar un conocimiento productivo y que éste último se somete a diferentes esquemas de decisiones para facilitar la acción consciente y razonada por parte de quienes utilizan la información. 

Cada una de las etapas que se observan en el espectro de valor añadido considera diversos procesos. Para que los datos se conviertan en información y posteriormente en una visión artística, se someten previamente por un proceso de organización que incluye la señalización, la clasificación y el ordenamiento, entre otras acciones. Para que la información se convierta en conocimiento de valor debe transitar primero por un proceso de análisis que comprende la síntesis, la interpretación, la comparación, la validación y la evaluación. Para que el conocimiento informativo se convierta en conocimiento productivo experimentará antes un proceso de juicio en el que se evaluarán las ventajas, desventajas y opciones. Por último, para que el conocimiento productivo facilite la acción deberá pasar antes por diversas etapas de un proceso de decisión.

El conocimiento informativo tiene la función de informar; es el conocimiento que el usuario utiliza para su consumo personal. Por el contrario, el conocimiento productivo se orienta al estudio y el análisis de las opciones, así como de las ventajas que ofrece la información para sustentar la toma de decisiones.

Existe un nivel de correspondencia entre el conocimiento que adquiere un individuo y el contexto informacional en el cual debe tomar sus decisiones. Dicha correspondencia es la que determina el valor de su conocimiento.

Para calcular el valor de la información relativa a dotar de valor añadido un producto. Se  aborda desde 2 puntos de vista diferentes.
 

El valor potencial de la información, entiéndase el contenido cognitivo del producto o servicio.

El valor del servicio mediante el cual se entrega el mensaje implícito en el producto o servicio.

 
El valor de los productos y servicios depende, en gran medida, de la calidad del contenido (relevancia, veracidad, oportunidad, precisión, confiabilidad, orientación al usuario) de la información artística que ofrecen, de la facilidad para acceder a ella.

 

A continuación, se exponen los factores más importantes que intervienen tanto en la preparación como en el suministro de productos y servicios con valor añadido.
 

Existencia de un sistema creativo fuerte con objetivos y misiones bien definidos, orientados al cliente.

Conocimiento profundo de las necesidades de los clientes.

Formación profesional y técnica de los especialistas que participan tanto en la creación y diseño de los productos y servicios .

Infraestructura tecnológica y recursos necesarios para satisfacer las especificidades de los productos o de los servicios.

Capacidad de modificar y perfeccionar, en forma dinámica, lo que se tiene y considerar el entorno donde se aplica el producto o servicio que ha perdido su valor.

Revisiones sistemáticas de cada una de las etapas de preparación de los productos o servicios, con el objetivo de asegurar el cumplimiento de los requerimientos del cliente y la calidad que se exige.

 

Se trata de un nuevo enfoque de trabajo, orientado a la incorporación de nuevas técnicas para el logro de la calidad total; a la justificación de los costos; al uso óptimo de los escasos recursos disponibles y a la entrega de productos y servicios de información que respondan plenamente a las necesidades de los usuarios. Para lo que DeArte ha creado un Plan Tecnológico y un Plan de Calidad, ambos asentados sobre la Política de Calidad de DeArte.

Para aplicar la filosofía expuesta en la creación y diseño de productos y servicios se deben considerar los requisitos siguientes.
 

Se asumirá como objetivo fundamental la satisfacción total de las necesidades funcionales del producto.

Se ajustarán los mecanismos y procedimientos de trabajo a las necesidades y expectativas identificadas para lo cual, si es necesario, se readecuará tanto la creación y diseño de los productos y servicios de información.

Se traducirán los requisitos del cliente en especificaciones para la preparación y el suministro de los productos y servicios, con la finalidad de evaluar la capacidad de respuesta del sistema con respecto a los requerimientos de los usuarios.

Se establecerá un análisis sistemático e integral de los objetivos de la organización con el propósito de desarrollar un plan de acción que garantice la planificación estratégica.

La dirección se involucrará en los objetivos propuestos, dotando de los recursos necesarios a los departamentos afectados por estos procesos. 

Se formará al equipo de trabajo en el conocimiento de las nuevas tecnologías y procesos para perfeccionar la acción creadora de valor añadido para productos  y servicios.

Se establecerán controles y acciones preventivas para evitar la insatisfacción del cliente.

Se evaluará y medirá de forma permanente la calidad; ésta se elevará en los productos y servicios de manera sistemática basándose fundamentalmente en la retroalimentación del cliente. Esta orientación hacia su satisfacción tiene como propósito tomar acciones apropiadas para mejorar la calidad de los resultados del sistema.

Se establecerá una comunicación efectiva con los clientes que permita escucharlos y captar sus necesidades.

Se alcanzará el compromiso y la interrelación efectiva en el trabajo de todo el personal del servicio, para lograr la labor en equipo y la mejora continua.

Se perfeccionará el proceso de creación y transmisión de ideas al cliente sobre productos y servicios,  con el propósito de aumentar su efectividad y eficiencia sin comprometer la satisfacción de los clientes.

Volver a página de inicio